Notas de interés

Autos, normas de transito, reglamentaciones, maniobras

SI VAN A CONDUCIR…CUIDADO CON LAS RAFAGAS DE VIENTO!

ago 26, 2014


Conducir con viento fuerte obliga a extremar las precauciones porque afecta a la direccionalidad del vehículo, a su velocidad y puede incluso cambiar repentinamente la dirección y desviar el vehículo fuera de su carril.

El viento fuerte es uno de los fenómenos climatológicos de los que menos en cuenta se tiene su peligrosidad a la hora de conducir. El viento fuerte puede producir varios efectos en el vehículo que pueden hacer cambiar su trayectoria repentinamente, reducir la tracción y el agarre de las ruedas e incluso puede hacer volcar un vehículo de grandes dimensiones.

El viento realmente fuerte suele ser continuo o en ráfagas, con repentinas sacudidas y esto se notará en la dirección del vehículo e incluso en la suspensión, provocando balanceos que desestabilizan el vehículo y afectan a la trayectoria. Además, el viento se mete por abajo del vehículo creando un efecto de elevación de la carrocería si se circula a alta velocidad, reduciendo el agarre de las ruedas en el asfalto.
Reducción de velocidad
Por todos estos peligros, es vital reducir la velocidad cuando se sientan los primeros bandazos en el vehículo debidos al viento. La reducción de la velocidad es el mejor remedio ante los problemas que produce el viento, ya que los cambios de dirección serán menos críticos, los balanceos más controlables y se evitará que el vehículo pierda agarre.

Manos firmes en el volante
Las ráfagas de viento se notan sobre todo en la dirección, con ligeros cambios de dirección que hay que corregir con el volante para mantener la trayectoria dentro del carril. Si hemos reducido la velocidad, estos cambios de dirección serán pequeños y con sólo tomar con cierta firmeza el volante y estar atentos con la vista hacia dónde queremos llevar el vehículo, podremos hacer frente a las ráfagas de viento sin sustos.
Cuidado con los camiones
Los camiones, por su volumen, hacen de pantalla frente al viento, sobre todo si el viento es lateral. Si conducimos con viento fuerte por una autopista o una ruta llana y adelantamos a un camión con una diferencia de velocidad elevada, notaremos repentinamente la falta de viento, tanto en la dirección como en el balanceo de la suspensión, provocando una desestabilización e incluso un cambio en la trayectoria. Esto asusta mucho cuando nos acostumbramos a conducir compensando el efecto del viento durante varios kilómetros y de pronto sentimos la falta de éste. 
Repetimos: los vientos fuertes nos sorprenden y es una situación que exige extrema atención al volante y a la cual estamos poco acostumbrados, no solo por las ráfagas y todo lo dicho anteriormente sino porque también tenemos que elegir caminos alternativos, ya que pueden causar caída de ramas, árboles, carteles y chapas, etc. si no sabemos ni como conducir con este clima, ni por donde! Mejor no salir de casa. Gracias