Notas de interés

Autos, normas de transito, reglamentaciones, maniobras

CANSANCIO Y CONDUCCION...UNA MEZCLA PELIGROSA!

jul 23, 2014
ES PREFERIBLE…NO CONDUCIR ¡

MOMENTOS EN LOS QUE NO PODEMOS CONDUCIR!

Desde el momento que estamos preparados para poder conducir, todos probamos la independencia y el placer que esto causa, pero muchas veces no tomamos en cuenta que ese placer se puede ver mal afectado cuando nuestro organismo no esta en condiciones de dominar un vehiculo.

CANSANCIO

El conductor debe tener un descanso no menor a las 6 horas, la concentración se pierde cuando estamos mal descansados, nos encandilamos mas con la salida o caída del sol, nuestros reflejos cada vez son menos y si a eso le sumamos el poder ser el conductor de nuestra propia familia…mejor no subamos al auto!

MEDICADOS!

Algunas enfermedades requieren que se tomen medicinas que disminuyen la percepción y la capacidad de reacción. Es importante leer las contraindicaciones de cada medicamento que tomamos así sea un simple resfriado, muchos de los medicamento producen somnolencia y lo peor es que nos damos cuenta cuando el accidente ya esta por encima nuestro.

EDADES

La edad trae una serie de inconvenientes que no siempre se aprecian en su verdadera magnitud... y pocas veces se asumen

Si bien todos los días podemos ver a mas personas muy mayores manejando su propio automóvil, un conductor consciente debería ser honesto consigo mismo y preguntarse si realmente está en condiciones de hacerle frente al tránsito.
Decir que a cierta edad un conductor puede volverse “peligroso” no es un prejuicio: es una realidad.

De mas esta decir y creemos que toda la sociedad ya lo incorporo, lo sabe y lo trasmite! LAS DROGAS, ALCOHOL Y CELULAR, al conducir….MATA!

Así podríamos seguir hablando de muchos factores mas que ponen en riesgo vidas ajenas y propias a la hora de conducir, lo importante es darse cuenta y entender que para 
muchos conductores resultará difícil y comprometido decidir, con rapidez y eficacia, lo que tienen que hacer en momentos de riesgo. La inminencia del peligro no permite pararse a pensar sobre lo que se debe hacer. Los segundos pueden ser decisivos, las situaciones de emergencia exigen, por regla general, la acción rápida. No se puede pensar "lo que hay que hacer", Sencillamente, hay que hacerlo y hacerlo a la misma velocidad que el peligro ha hecho acto de presencia.Gracias


Tambien te puede interesar