Notas de interés

Autos, normas de transito, reglamentaciones, maniobras

A QUE LLAMAMOS MAL CONDUCTOR, O CONDUCTOR PELIGROSO!

jul 21, 2015


Basta con tratar de subsistir -sea como peatón o conductor- en medio del tránsito para comprobar, a diario, comportamientos que rozan lo temerario: violaciones a semáforos en rojo, motos que zigzaguean a milímetros del espejo lateral del auto y conductores que en la autopista se "pegan" al paragolpes del auto delantero, entre otras tantas maniobras que terminan cobrándose más de 20 vidas por día en accidentes de tránsito.
"En la calle vivimos exponiéndonos a riesgos evitables. Sabemos que nos estamos arriesgando, pero lo hacemos igual porque creemos que el riesgo es ínfimo y que tomarlo nos beneficia, como cuando podemos llegar más temprano a una reunión. El resultado de la combinación de ambos genera un comportamiento riesgoso.
La experiencia de no recibir una multa o no sufrir un accidente es lo que refuerza esa falsa asociación entre el riesgo de, por ejemplo, pasar un semáforo en rojo y el beneficio de no perder la onda verde de los semáforos y llegar más rápido a casa. A esto se suman los hábitos y los comportamientos del entorno social.
CONDUCTAS:
Maniobras más complicadas" no es lo mismo que "maniobras más riesgosas"
La falta de uso de los cinturones de seguridad.
Se sabe que los niños deben ir sujetos y en los asientos traseros, pero siempre se piensa…son unas pocas cuadras.
El uso del celular distrae, pero la tentación de atender o mandar un mensaje, es mayor que la de sobrevivir.
Un conductor ebrio, jamás va a reconocer que en ese estado no puede conducir y el auto no lo seden a otro.
El uso de todo tipo de drogas, aun las que creemos mas inofensivas como un antigripal, puede hacer que perdamos reflejos o nos de somnolencia.
Mientras que cualquiera puede aprender a manejar, saber conducir es lo que diferencia al buen automovilista. "Hay gente que dice: «Ya aprendí a manejar», cuando lo que en realidad sabe es desplazar el auto y, sin más, salir a la calle. Pero, en realidad, ellos aprendieron en forma teórica las normas básicas del tránsito y aún están lejos de incorporarlas en la acción real"
Pero, en definitiva, todo ocurre por elección. Nadie nos impone violar las normas de tránsito. Entonces, si nos arriesgamos por elección, ¿cómo se revierte ese comportamiento?
"Sabemos que informar acerca de las normas de tránsito y las conductas seguras es condición necesaria, pero no suficiente, para lograr cambios de actitudes y comportamientos en pro de la seguridad vial y la prevención de accidentes.
Algún día se llegara a tomar conciencia de las diferencias entre manejar o conducir?
No solo tenemos que luchar por la seguridad en nuestro barrio, en nuestra manzana, en nuestra ciudad, un mal conductor es igual de peligroso que un ladrón armado. Gracias